.

.
Toma el tiempo que te queda,la vida que vives,las gemas de la luz, el dolor de los anhelos y el encanto de la oscuridad... que tu alma esta hecha de luz y sombra.



Actuas

martes, 10 de julio de 2012

SAN BENITO DE NURSIA


San Benito de Nursia (480?-547?), fundador del monasterio de Montecassino y conocido como el padre del monacato occidental. Nacido en una distinguida familia de Nursia, en Italia central, Benito pasó sus primeros años estudiando en Roma. Conmocionado por la degenerada vida de la ciudad, se retiró a una zona deshabitada cerca de Subiaco, donde vivió en una cueva (más tarde llamada la Gruta Santa) durante tres años. Durante este periodo aumentó su fama de hombre santo, y se acercaban a visitarle multitud de personas. Aceptó el ofrecimiento para ser abad de un grupo de monjes que vivían en el norte de Italia, pero éstos no aceptaron sus reglas e intentaron envenenarle. Al descubrir la conspiración abandonó el grupo y poco después fundó el monasterio de Montecassino. Benito estableció una regla de vida, adoptada por casi todos los monasterios occidentales, que subrayaba la vida en comunidad y el trabajo físico. Los monjes no podían tener propiedades, las comidas se hacían en comunidad y se evitaba la conversación innecesaria. Benito también dedicó gran parte de su tiempo a las necesidades de la gente de la zona, repartiendo limosnas y alimentos entre los pobres.
Festividad: El 21 de marzo (Vetus ordo); el 11 de julio (Novus ordo); 14 de marzo (Bizantino).
Regla benedictina: En la famosa abadía de Montecassino se estableció la regla benedictina que organizó y revitalizó la vida monástica occidental, y le dio sus características propias. Según el juicio de la época, la Regla benedictina imponía muy poca austeridad y ascetismo: tenían que disponer de la comida, ropa y abrigo adecuados; dependiendo de la época del año y de las fiestas litúrgicas que celebraran cada día los benedictinos destinaban entre cuatro y ocho horas para celebrar el Oficio divino y siete horas para dormir. El resto del día estaba dividido con el mismo número de horas para trabajar (generalmente en la agricultura), y para el estudio y la lectura religiosa. El abad tenía una total autoridad patriarcal sobre la comunidad, aunque él mismo estaba sujeto a la Regla y debía consultar con los miembros de la comunidad sobre los asuntos más importantes.
 Miembros de la orden:
Durante la vida de San Benito, sus discípulos se encargaron de difundir esta orden por muchos países del centro y oeste europeo.
En 1354 la orden había aportado 24 Papas, 200 cardenales, 7.000 arzobispos, 15.000 obispos, 1.560 santos canonizados y 5.000 beatos. Desde entonces el número de personas vinculadas a la orden, ha llegado a unos 40.000, dentro de los que se incluyen 20 emperadores, 10 emperatrices, 47 reyes, 50 reinas y muchas otras personas que pertenecieron a la realeza y la nobleza. Durante el siglo XIV, la orden benedictina contaba con 37.000 miembros; en el siglo XV, sólo con 15.107. La Reforma los redujo a 5.000. En el 2009 eran 11.000 hombres y 25.000 mujeres.
Iconografía: Se le representa habitualmente con el libro de la Regla, una copa rota, y un cuervo con un trozo de pan en el pico, en memoria del pan envenenado que recibió Benito de parte de un sacerdote de la región de Subiaco que le envidiaba. San Gregorio cuenta que, por orden del santo, el cuervo se llevó el pan adonde no pudiera ser encontrado por nadie.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...